Maquinaria

La maquinaria cerámica para un taller puede constar de:

  • Una torneta (aunque es más herramienta que maquinaria).
  • Un torno eléctrico, si se domina esta técnica o gusta este tipo de material cerámico.
  • Una laminadora, para trabajos de modelado de relieves, o construcción de piezas con placas.
  • Una amasadora, para cuidarte físicamente y trabajar menos, esto es útil en talleres de producción considerable o que modifiquen mezclando las pastas que hay en el mercado, viene bien para recuperar arcilla y para amasar.
  • Molinos de bolas, para hacerte tus propias fritas.
  • Esponjas de banda para limpiar las bases de las piezas esmaltadas.
  • Prensas y, poco mas.

La dotación de unas máquinas u otras va a depender, tanto de la orientación en la producción como de la envergadura de ésta. Será el artesano el que decida cual quiere tener o cual se puede permitir, según el espacio u otros criterios.

Lo cierto es que un taller puede ir desde lo mas elemental y sencillo a lo mas sofisticado.