Publicada en

Chamotas

CHAMOTAS

La chamota es un antiplástico, procedente del molturado de arcillas cocidas, pueden ser de diferentes temperaturas o incluso de porcelana (Molochita) que se añade a las pastas cerámicas con varios objetivos:

Reducir el encogimiento ya que la chamota no crece ni mengua en función de la cantidad de agua de mezcla de la pasta, reduciendo el coeficiente de dilatación. Lo que permite mejor respuesta a los choques térmicos

Crear texturas, ya que al hacer aflorar mediante el desbastado o lijado la chamota, esta se apreciará en su color, tamaño, etc

Poder trabajar con mayores grosores y evitar o reducir las burbujas de aire y el riesgo de roturas.

Una burbuja de aire al quedar atrapada entre las paredes de la pieza en el proceso de cocción la pared merma (por la pérdida del agua química y de mezcla) mientras que la burbuja de aire con el calor se dilata y por presión rompe. Se reconoce muy bien porque estas roturas son limpias e incluso se aprecia el hueco

Relación de “piedras”-polvo de las chamotas según diámetro de la chamota en las pastas de Cerámica Collet

Chamota impalpable (0-0.2)

Chamota fina 0-0.5 un porcentaje de polvo del 49%

Chamota media 0.1.5 porcentaje de polvo del 20%

Chamota gruesa 1-3  porcentaje de polvo el 5%

El grosor de las partículas los definen por el tiempo de molturación, a mas tiempo en este proceso, mas fina será la partícula y acaba de definir el grosor de la chamota la malla por la que se criba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *