Publicada en

Alberto bustos en Kádar Valladolid

Ya cumplido el propósito de lograr que Alberto Bustos hiciera una demostración en su ciudad, hay que definirla como un éxito, no por el número de participantes, una lástima y un desperdicio de la ocasión. sino por el entusiasmo con el que hemos terminado y el entusiasmo al que se entrega, superándose así mismo.

Hace una exhibición exhaustiva de sus conocimientos y conclusiones, con absoluta generosidad. Nos muestra su técnica convirtiéndolo casi en un juego de magia por su originalidad e ingenio, como él mismo dice es posible que haya alguien más en el planeta, el amado y deteriorado planeta, que haga algo parecido, a Alberto le da igual, no se lo cuestiona. Su prioridad está en expresar un sentimiento y un deseo de lo que entiende tendría que ser la ética y filosofía de una persona y como a pesar de las adversidades siempre hay una esperanza, representados por esos filamentos que intentan sobresalir como planta que se desarrolla y la toca crecer en el asfalto.

Supongo que el éxito siempre es conflictivo y falto de evidencia, requiere su tiempo para la consolidación y cuando es rompedor con lo conocido se condimenta del desconcierto, críticas y animadversión, generando pasiones y repulsiones.

Afortunadamente a Alberto lo conozco desde que empezó haciendo trofeos y cansinas reproducciones de las que muchos nos nutrimos y de las que no se avergüenza nada, ya con un acabado y originalidad más que aceptable para para su escasa formación en cerámica. Y he visto su ascensión meteórica con sorpresa y cierto escepticismo, como otros muchos, pero siempre he tenido certeza de su capacidad de trabajo, clarividencia en sus objetivos y ruta a seguir.

No puede ser solo casualidad que le lluevan reclamos de prácticamente todos los países.

Como el trabajo de cualquiera puede o no gustar, pero lo que no se puede negar es el coraje que pone  en la experimentación de técnicas y en la revolución de los conceptos cerámicos que  se atreve a defender. Sinceramente mi opinión es que participar en sus exhibiciones es más que recomendable e independientemente de la expectativas, no deja indiferente

BIENVENIDO/A  innovación.

O crear o morir.

2 comentarios en “Alberto bustos en Kádar Valladolid

  1. Muchas gracias Dori, y disculpa por mi cierta negatividad durante la organización.
    No sentirse para nada querido en la ciudad donde he nacido es muy triste.
    Siento no ser políticamente correcto, asignatura que en este país es imprescindible para ser borrego oficial, pero jamás utilizaré ninguna careta. Quien me quiera obtendrá de mi todo lo poco o mucho que llevo dentro.
    Ha sido un placer hacer mi primera Master Class en Valladolid en Kadar. El lugar que me vio nacer, crecer y seguir creciendo como ceramista.
    Cuando me vaya de Valladolid te llevaré en la maleta de los buenos recuerdos…?

    1. Bueno todo son etapas y puntos de vista revisables. Suerte en tus proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *